Who’s right and who’s wrong?

by guarever

Right and Wrong

Ayer, viendo nuevamente las noticias ca la mamma, tuve un momento de lucidez cual borracho, pues me llegó una reflexión a la mente que me dejó un buen rato descolocado. Como podréis saber ya a estas alturas de mi vida (y de mi blog), soy una persona bastante preocupada por la mayoría de temas que me conciernen, aunque sea poco. Incluso últimamente, mis post se han vuelto un poco más “duros” en contra de la sociedad o del sistema. Todas estas reflexiones no son tonterías que pienso así como así (o igual sí), sino que son situaciones que vivo en mi día a día, y que en mayor o menor medida, me incomodan. Soy bastante sensible y por tanto, seǵun qué cosas, me afectan sobremanera. Sin ir más lejos, el otro día estaba discutiendo con mi peor-mejor amigo sobre su intención de no votar en las próxima elecciones, y casi nos enfadamos (como otras tantas veces que discutimos), y se lo conté a mi hermano al día siguiente, y me dijo, literalmente: “te veo demasiado politizado últimamente“, y pensé que era necesario estar politizado, indignarse (como decía el yayo éste francés), salir a la calle (el próximo 15-M me manifestaré por primera vez en 15 años) y protestar contra esta mierda de sistema, sociedad, situación que vivimos.

El caso es que, por supuesto, no soy un Braveheart (soy más del tipo rave-heart ;), no soy un líder de masas. Qué quiere decir esto? Que ni de lejos soy el único que se encuentra en esta situación. Cada día hay más malestar, no solo por los parados de este país (que la mayoría no se rebelan contra nada de nada. Bueno sí, contra la expulsión del barça-madrid), sino de mucha más gente que tiene su vida hecha, pero que aún así, no le gusta lo que ve. Como yo. Siempre pensé que toda la gente que vivía en su mundo-burbuja consumista, hedonista, estúpido (en mi opinión), sin opinión crítica independiente, sin capacidad de análisis de lo que (creo que) realmente ocurre e importa, toda esa gente estaba manipulada por la mano negra de la sociedad. “Un mundo feliz”, vamos, nada que no sepáis. Me seguís, no?

Mi momento de lucidez de ayer, y es lo que me dejó un rato atontado (igual todavía me dura),  fue pensar justo lo contrario, es decir, igual los manipulados somos la gente que se enfada, se indigna, se politiza, no se deja llevar, piensa demasiado en cosas que le afectan, pero que ni de lejos puede solucionar por sí mismo. Pensad en ello, pues al final, la “gente burbuja” es aparentemente feliz en su estupidez, en sus centros comerciales, en sus vacaciones en Ibiza, en su cola del paro, con sus mundiales de furgol, con sus “aquí hay tomate”, con sus drogaínas, en sus guarri-burguer kings, sus sandalias a juego con el bolso, con sus tardes de gimnasio para estar “to-güen@”,  con sus monovolúmenes y sus 1,33 ñiños por mujer en edad fértil, sus pepé-pesoe, su monarquía parlamentaria, sus mourinhos y guardiolas, sus yastin vivers y leidi gagas, y en definitiva, con todo lo que llamamos sociedad occidental. Puede que el manipulado sea yo, por creer en mis conspiranoias, por creer que otro mundo es posible, por creer que este modelo de sociedad es una mierda, por no apreciar todas las libertades (de consumo) que tengo a mi alcance, y en lugar de disfrutar y ser happy-monguer como la mayoría, me enfado. Igual el equivocado soy yo. Podría acabar con el muy bonito eslogan de “come mierda: millones de moscas no pueden estar equivocadas”, para cerrar de manera pseudo cómica el post. Pero no es así, pues, sinceramente, a veces ni siquiera le veo el punto a este malestar e indignación contra la sociedad en la que vivo, que, con mayor o menor intensidad, me acompaña desde que tengo uso de razón (relativamente madura).