Dulce condena

by guarever

Que duro es encontrar a alguien que te gusta lo suficiente como para perder la cabeza, y no poder hacer nada por que “no toca”… Que difícil es poder guiarte por la cabeza y no por los sentimientos. Aún así, creo que lo consigo. Me hago mayor, y estoy aprendiendo a “controlar” mis emociones. Es triste. Muy triste. Pero muy necesario.

Me encantaría dejarme llevar por mis emociones, como las ñiñas de 17 años (cuando era un adolescente, perdía la cabeza constantemente), pero a la vez sería doloroso. Al menos 3 o 4 veces en mi vida, me he enamorado de la persona equivocada, y se pasa mal. Ahora estoy en un proceso similar, pero mis reacciones son distintas. Más cerebrales. Sé lo que debo o no debo hacer. Lo que puedo “sentir” o lo que no. O mejor dicho, puedo controlar mejor mis sentimientos, y lo que antes sería cierto abatimiento, ahora se convierte en una muy “dulce condena”, como la canción de “Los Rodríguez”. Es como que me angustia pensar demasiado en alguien, pero a la vez me encanta pensar en ese alguien.

Me gusta mucho estar enamorado. Es una sensación muy bonita (y egoísta, aunque de esto ya hablaremos otro día). Ahora realmente no lo estoy, pero es algo muy parecido. Pero se que no puedo “flipar más de la cuenta”. Y además he jurado, y he puesto a Dios (o al diablo) por testigo, que no volveré a pasarlo mal por amor!! Not anymore!!

Mi mejor amiga, la cual me califica de muy cerebral pero con poco cerebro, me dice que me “olvide” de esa persona y me lie cuanto antes con otra chica (aunque esto tiene trampa). Esa otra chica, con la que cada día tengo más confianza (se lo he contando, demostrando gran sinceridad y poco sentido común), me dice que es un juego peligroso, donde casi siempre se pierde. Uno de los pocos amigos al que le cuento estas cosas (el cual realmente no es un gran ejemplo a seguir, aunque a veces tenga toda la razón el jodío) me dice que tenga cuidado, o al final lo pasaré mal. Y tod@s tienen razón…

Anyway, como he dicho antes, he aprendido a saber llevar estas cosas, ya veremos como sale, pues sea como sea, I will survive. Es lo que tiene hacerse mayor, dejar de tener sentimientos y empezar a tener pensamientos…

PD. Hoy hablando con una persona de esto (bueno, un personaje) me ha dicho que le pasa lo contrario, con la edad, piensa menos las cosas y se deja llevar más. Al final va a resultar que no es cosa la edad…