Sargentas Magentas

by guarever

Sargenta Magenta

Hacía tiempo que no hablaba sobre uno de mis temas favoritos, que no es otro que el de las relaciones sociales. Y dentro de las relaciones sociales, las más complejas y apasionantes (por apasionadas) son las de pareja. Y más apasionantes, por previsibles, son las relaciones de pareja de la gente estándar.

No sé si alguna vez lo he dicho abiertamente, pero creo que, en nuestra época y para nuestra generación, las únicas relaciones que tienen futuro (perduran en el tiempo) son aquellas en las que la mujer manda, y el hombre obedece. No me canso de observar a mis amigos/familiares más cercanos (de mi generación y similares), y todas las relaciones que no son un desastre y totalmente caóticas, son aquellas en las que la mujer tiene gran carácter, y el hombre, es que el que más se entrega en la relación, o mejor dicho, más cede el control en la relación. No voy a poner ejemplos de ningún tipo, ni propios ni ajenos, para preservar la intimidad de las gentes, pero así lo veo. Además, en la mayoría de los casos, las personas son del tipo “estándar” (aunque no necesariamente CC ;), es decir, gente que sabe desde la noche de los tiempos que desea encontrar pareja, casarse (o arrejuntarse), y tener hijos, por ese orden. Por lo tanto son gente que saben lo que quieren desde el principio, y tan solo es cuestión de encontrar una persona que se amolde a su forma de ser. En el caso de las mujeres, buscan a un hombre que sea dócil, que sea bueno, que sea sumiso (sin llegar a ser pusilánime), que sea buen padre, que no sea golfo… Y los hombres que buscan? (hablo en 3ª persona, porque yo no busco nada concreto, y así me va :P). Los hombres, en su juventud buscan alguien que sea bella, principalmente. Se dejan llevar exclusivamente por el físico. Conforme se van haciendo mayores y se plantean la paternidad, cambian las prioridades, y si son unos desastres (que suelen serlo), acaban por buscar una mujer que sea hábil en los quehaceres de la casa (pero no una chacha!!), que sepa manejar la economía doméstica, que sea una buena persona, que pueda ser buena madre.. y si es guapa, mejor ;). Pero bueno, todos sabemos que en el tema relaciones/sexual, son las mujeres las que tienen más opciones, por lo que son ellas las que deciden y eligen, y por tanto son ellos los que se tienen que amoldar a las decisiones/pretensiones de la mujer para no acabar solos el resto de sus días. Y más todavía si hablamos está en juego el asunto de la procreación, pues ahí sí que el hombre tiene poca capacidad de decisión.

Había dicho que no iba a poner ejemplos, pero mira, me he arrepentido. Hace poco me contó una persona cercana un caso de un compañero de su trabajo. Chico. 26/27 años. Buena presencia. No golfo. Le gusta salir, pero de manera muy light, es decir, de cubateos y tal. Sin pareja formal. Liga de vez en cuando. Ahora ha conocido a una chica de unos 30, con la que se lleva bien, y tienen gustos similares. Al cabo de 4 o 5 meses saliendo (no más), la chica se planta y le dice tal que así:

– Mira, en verano quiero que conozcas a mis padres. Tras esto, miraremos fecha de boda. Y en un par de años, máximo 3, estaremos casados y tendremos un hijo. Si no te cuadra MI PLAN (diabólico), dímelo ya y no perdemos el tiempo ninguno de los dos.

Es obvio que es un caso extremo… de sinceridad. No todas las mujeres piensan así, y aunque lo hicieran, no todas serían tan valientes como para plantearlo abiertamente a tal nivel. En este caso, la chica indica algo que es muy curioso y significante: no busca al hombre de su vida (al final será cierto que no existe such thing), sino que busca alguien que le cuadre mínimamente, y que le dé aquello que busca. Y el chico, parece que no ha salido corriendo ante tal presión, y se lo plantea seriamente. Según me cuenta mi “intermediario”, la única duda que tiene el chico es que igual es un poco pronto para él, pues todavía es joven. Pero por el resto, está de acuerdo. Lo que quiere decir que no piensa demasiado si es la chica de su vida, si eso que ahora es bonito (llevan 4 meses!!!) luego será feo, etc, etc. No sé, ese tipo de cosas que debes plantearte cuando haces planes con una duración de… toda la vida, en principio al menos.

Me imagino (y también percibo) que, en muchas de las relaciones que cumplen estas características, habrá cierta cesión por parte de ellas, pues sino a la larga la cosa explotaría, sin duda, pero la voz cantante de las relaciones duraderas la llevan ellas. El caso opuesto es cuando el chico es malote, y la chica ha perdido los huesos y la cabeza por el chico. Al cabo de cierto tiempo, la chica (que por lo general suele ser muy guapa), acaba por cansarse de errar por la vida, y decide montárselo de otra manera. Y la otra posibilidad es que ambos tengan mucho carácter, y bueno, ya os podéis imaginar: relación amor/odio al canto. Amor pasional que puede acabar en… crimen pasional.