Razones para seguir (o no) escribiendo en el blog

by guarever

Should I quit writting?

Hace más de dos meses que no escribo una entrada en el blog. No hay una decisión deliberada para ello. Tan sólo no me ha apetecido. Y llegado un punto, me pregunto el porqué, cuando, durante más de 4 años, he ido escribiendo tonterías con mayor o menor asiduidad. Siempre he tenido claro que el objetivo del blog era liberar mis pensamientos (muchas veces rumiatorios) para, una vez reordenados en forma de palabras “coherentes”, ayudarme a aclara esa idea que tenía en la mente. Y, mayoritariamente, ha cumplido su función. No sólo eso, sino que durante algún tiempo, ha tenido un grupo de lectores más o menos asiduo, que estaba de acuerdo o no con mis pensamientos, pero que me leía, comentaba de vez en cuando, y en parte, era un aliciente para seguir escribiendo.

No tengo ni idea de cuánta gente ha dejado de leer el blog, aunque supongo que si no escribes nada en meses, el interés directamente se desvanece. Es de sentido común, vamos. De todas formas Google y otros buscadores siguen trayéndome a trastornados de la vida a mi blog, por la cosas más inverosímiles, así que sé que aún sigue teniendo sus visitantes, despistados, la mayoría de ellos.

El caso es que creo que sé por qué no me apetece demasiado escribir en el blog. Creo que es porque he conseguido cierta paz interior. Nada excesivamente zen, ni místico, ni mierdas así. Sólo que ya no le doy tantas vueltas a ciertas cosas. He aprendido a relativizar mogollón, sea el asunto que sea, lo cual hace que no necesite aclararme ciertas cosas constantemente, básicamente porque, tarde o temprano, se acaban aclarando solas. Podría arriesgarme a decir que gran parte de mis “angustias existenciales”, motivo principal del blog, han ido descendiendo. O como mínimo evolucionando hasta convertirse en otra cosa. Puede que ya no sea tan “existencial” mi existencia ;P

La etapa central de la vida de éste blog coincide con una etapa de mi vida en las que compartía mi tiempo y mi espacio con una persona (a la que he querido, quiero y querré toda mi vida con locura). Durante dicho periodo, ambos teníamos muchas cosas que preguntarnos, tanto a nosotros mismos como al otro. O a la vida en general, not sure… En esa etapa (inolvidable, por muchos motivos), el número de entradas del blog aumentó considerablemente. Tras aquella fase, empecé otra relación de una naturaleza muy distinta, y poco a poco, aunque no bajó la cantidad de entradas, sí que fue variando la temática. Menos introspección y emocional, y más análisis social, a veces hasta político. Además, la situación actual invita a ello, al menos para una persona como yo. Y no me apetece verter más opiniones políticas, pues no era el propósito del blog. Así que como no me apetecía seguir escribiendo sobre mí, ni tampoco sobre política, pues he ido perdiendo el interés.

No sé si retomaré la escritura, pues también sé que (casi) nadie lo echará de menos. El mundo puede vivir sin Guarever ;P Aunque bueno, Guarever se ha dado cuenta de que no puede vivir sin el mundo, a pesar de su proclamada independencia. Así que es probable que vuelva a marear de vez en cuando. Sea como sea, ha sido un placer escribir y ser leído. No vivimos los mejores tiempos en cuanto a expresar las emociones y sentimientos, así que el haberlo aquí durante un tiempo ha sido de gran valor para mí.

He conocido a gente maravillosa gracias al blog, y gente maravillosa me ha conocido a mí. O igual gente que ya me conocía ha podido conocer cosas de mí, de mi personalidad, de mis sentimientos, que de otro modo no sabría. Sólo por ese intercambio de ideas, ya ha merecido la pena.

Todo eso…