Machos Alfa (idea original)

by guarever

Cuando hablaba el otro día de los machos y hembras Alfa, la verdad es que me desvié del tema principal, que era hablar exclusivamente de la competitividad masculina. Lo que pasa que cuando escribo un post me dejo llevar por mi furor creativo, y a veces empiezo de una manera y acabo de otra distinta. Relacionada, claro, pero distinta de lo que quería decir en un principio.

Como decía en el otro post, no me gusta nada la competitividad masculina, más propia de instintos animales, que de comportamientos sociales. Aún así, se que la sociedad te obliga a seguir compitiendo. Es algo que asumimos de una manera incosciente. Desde pequeños nos inculcan el tema del deporte. Se puede decir que es bueno, porque nos ayuda a trabajar en grupo y no ser muy individualista (deportes de equipo, se entiende), pero a la vez nos van enseñando que hay que ganar. En una competición siempre hay que ganar.

Los tíos tenemos eso super asumido, y no nos escondemos para nada. Es una lucha constante. La mayoría de las veces es inocente, pero no deja de ser una lucha. Yo nunca he sido muy competitivo (ni siquiera competente :P), pero por ejemplo, como ya os he comentado un millón de veces (pesadito me pongo a veces), me encanta discutir. Realmente la mayoría de las veces, una discusión es una competición por ver quién tiene razón.

Tengo muy buenos amigos, que acaban cansandome porque todo el rato están compitiendo. Aprovechan el menor error para soltar alguna gracia, intentar dejarte mal, o guarever. Siempre sin malicia. Pero puede resultar tedioso. Me imagino que yo también lo hago, aunque creo que lo suelo hacer solo con los que son así (si tú me vacilas, yo te vacilo más… </competición>), pues no me gusta ensañarme con la gente, ni usar mi (teórica) superioridad en algo solo por quedar bien.

Me imagino que no soy el único que piensa así. A veces noto en algunos amigos que están deseando relajarse y poder dejar de ser los más guays del mundo, poder ser personas normales, y no contrincantes. Yo personalmente me suelo llevar mejor con mis amigas que con mis amigos. Ni que decir tiene que lo que pienso de manera más profunda, pocas veces se lo digo a mis amigos Alfa, pues a pesar de que hace tiempo que descarté a los más Orcos, no dejan de ser hombres (ni yo tampoco, claro), y en seguida pueden soltarte algo en plan: “eso es muy gay”, “no tienes güevos” o mierdas así de niños de 12 años. Prefiero escribir ciertas cosas en mi blog, antes que contarlas a ciertos amigos. Triste, pero cierto.