Donde hay patrón…

by guarever

corazon condenado

Estamos condenados a repetir patrones? Ayer hablando con una amiga, le dije que me recordaba a una ex, en muchas cosas. Buenas y malas, claro. Ella se horrorizó, por supuesto. Está claro que no mola que te comparen con alguien con quien la relación (no necesariamente sentimental, ojo) no fue fructífera, pues hay miedo de que vuelva a seguirse el mismo camino. Lo que pasa es que no somos del todo dueños de nuestros actos, al menos de manera consciente.

Dicen los payos listos y estudiosos que los chicos buscamos a chicas que nos recuerden a nuestras madres, y viceversa. Dicen incluso que las mujeres se enamoran de chicos que huelen igual que sus padres (si sus padres no eran muy guarretes!). He comprobado ese efecto en una persona muy cercana a mí. Ha buscado, (de manera inconsciente quiero pensar) a una pareja que me parece exactamente igual a su padre/madre. En mi caso, creo que nunca he estado con ninguna chica que se parezca a mi madre. De hecho, nunca he estado con una chica (que no, tont@s!! :P). Está el típico mito (o no tan mito) de que los hombres no buscan a su madre, sino que buscan una madre en general, que les lleve la casa y les permita hacer lo que quieran (como casi todas las madres). En mi caso, soy demasiado independiente como para necesitar que “me cuiden”. 6 años viviendo sólo me lo demuestran.

En cuanto a los patrones en una pareja, creo que sí que busco o me dejo llevar por ciertos comportamientos o actitudes. No voy a dar pistas sobre esos patrones, pues eso me dejaría en desventaja y además es demasiado íntimo. No sé si todos hacemos lo mismo cuando buscamos pareja, pero me inclino a pensar que sí. Si ha sido una relación buena, se intenta buscar algo similar (de manera consciente), pues pensamos que se voverá a repetir. Por contra, si la relación ha sido mala pero duradera, se suele acabar buscando cosas similares (de manera inconsciente), pues por lo general, son puertas no cerradas en nuestro interior, y nuestra mente nos lleva a buscar la manera de cerrarla, sea positiva o negativamente.